post

La Cuevitas 2.019

¿La Cuevitas? Muchos pensarán que es una marcha cicloturista, otros una ruta de dominguer@s, pocos creerán que es una competición e incluso los habrá que piensen que no existe. Pero ¿Qué es en realidad “La Cuevitas”? Simplemente es: “LA GENTE”. “La Cuevitas” es aquellos que van por primera vez a subir Canencia con la Grupeta B. “La Cuevitas” también son aquellos que vienen de lejos solo para compartir esos kms, o los que pinchan en el camino, también los que explosionan atacando en el puerto, los que se comen las tortillas a pares, las chicas que animan, los chicos que se desaniman jiji, familias que se unen, “líderes” que ganan, sonrisas y esfuerzos compartidos, “piques de lactato”, jóvenes apretando a los no tan jóvenes, incluso “La Cuevitas” es aquellos que no pueden asistir… es un grupo humano tan difícil de describir que sólo queda ir y vivirlo.

Todo esto comenzó en 2.015, cuando “Zipi y Zape” se les ocurrió ir a una cicloturista en verano. Disfrutaron tanto los días de entreno, juntándose con tanta gente para rodar por la sierra, que cuando hicieron la carrera, se preguntaron – ¿Y ahora qué? ¿Ahora qué excusa vamos a tener para juntarnos con la gente para entrenar? ¿Y si hacemos “La Cuevitas”? – Esas típicas tontuneces que “Zipi” propone a “Zape”. Y a partir de ahí, empezó algo que esperamos nunca se deje de hacer.

Este año nos juntamos más de 80 personas de distintos equipos de triatlón. Pero “La Cuevitas” no es número de participantes de uno u otro equipo, es más bien la calidad de las personas. Día de amistad, compañerismo, respeto, risas, actitud, records, sudores, tortillas, brownies, trabajo en equipo…todo ello camuflado en una ruta en bici.

“La Cuevitas 2.020” nos espera. Hasta entonces nunca olvidéis: La Vida es cuestión de ACTITUD

post

Torneo de voley en Norte Real y tarde de piscina

El pasado martes, 30 de junio, como actividad de despedida antes de verano, el Club propuso pasar una tarde agradable en Norte Real Sport Club.

La idea principal era pasárnoslo bien; un poco de voley y un poco de piscina como actividades deportivas, y poder disfrutar de un rato con los compañeros del Club.

En la actividad nos juntamos más de treinta personas, entre socios, familiares, y amigos, lo que permitió organizar un torneo de voley playa de características similares a los grandes circuitos internacionales (por cantidad de participantes, no por calidad…), formando seis equipos, que se enfrentaron en dos triangulares para después, los dos mejores de cada triangular, enfrentarse en un cruce mortal de semifinales, y terminando con una espectacular y muy igualada final.

Tras esta peculiar jornada deportiva y, como es habitual en ocasiones similares, gran parte del grueso de los asistentes continuaron la despedida en el Hipódromo London Pub, reponiendo fuerzas, líquidos y, sobre todo, degustando sus grandes especialidades culinarias.